Not without my chair

Not without my chair 21×26 2016

Las salpicaduras de pintura blanca sobre un fondo de diferentes matices azulados captan el momento en el que el cuerpo se sumerge en el elemento, agua en reposo, alterada en ese preciso instante.
En el fondo, una silla recibe al individuo que se dispone a sentarse en ella, creando tensión entre los dos objetos predominantes en la escena (mujer – movimiento, liviano; silla-estático, solido).
De composición diagonal, ayudando al dinamismo de la inmersión del sujeto que flota.
El contraste entre los tonos fríos y calientes es predominante en la paleta, yuxtaponiendo el rojo con la carne anaranjada y el azul con el reflejo verdoso en la pierna, reforzando la tracción entre los elementos.
La obra representa el final de un salto desnudo, un acto de valentía a ciegas. Una vez realizado te dejas mecer por lo que suceda, buscando la propia protección. La renovación que aporta frescura y vitalidad hacia lo nuevo, termina en una introversión personal, en el que la paz y la satisfacción por el conocimiento te invitan a sentarte y a disfrutar de la hazaña realizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *